Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Nina Sin Parar !

13:00 21:59

Programa actual

Nina Sin Parar !

13:00 21:59


Review Samsung Galaxy Z Flip 3

Escrito por el 2 de septiembre de 2021

Ver la nota original: Review Samsung Galaxy Z Flip 3

El mundo de los plegables es un poco complejo, ya que si bien son dispositivos que resultan súper atractivos a la vista, el simple hecho de tener esta característica hace que su precio aumente, dejando de ser una opción para la mayoría de gente. Bueno, eso al menos hasta antes de que apareciera nuestro protagonista de hoy.

Con el Fold 2, Samsung demostró que el hardware de la línea Galaxy Z ya está lo suficientemente maduro como para poder ofrecer esa misma calidad de construcción en el Galaxy Z Flip 3, un teléfono que incorpora exactamente lo mismo que cualquier otro teléfono de gama alta pero que además se puede doblar para reducir su tamaño y más importante aún, sin elevar desmedidamente su precio.

Sus especificaciones son similares a la de la línea S21, tenemos un rendimiento excelente gracias al procesador Snapdragon 888, pero respecto al Galaxy Z Flip –su predecesor– esta vez se incorpora una pantalla OLED de 120Hz, una pantalla externa más grande, así como un renovado diseño, con una mucho mejor construcción.

Diseño y hardware

El nuevo diseño me ha encantado, no solo porque me recuerdan mucho a los primeros teléfonos Pixel –aquellos con doble tonalidad en la parte de atrás–, pero además porque vemos incorporadas las buenas decisiones que ha tomado Samsung con el look de sus más recientes lanzamientos, como lo son los acabados en colores pastel, y los bordes ligeramente más cuadrados, dando como resultado un diseño que se siente de mucha calidad.

Me hubiese gustado que el vidrio el Z Flip 3 tuviera un acabado mate como el que vemos en el S21 Ultra, eso ayudaría a reducir las molestas –para algunos– huellas digitales de las que sufre el Flip, aunque dicho acabado también lo haría más resbaladizo, algo que puede llegar a ocurrir cuando no estás acostumbrado a abrirlo y cerrarlo. Igual acabarás acostumbrándote gracias a los bordes cuadrados, la verdad es que el teléfono se siente de mucha calidad, algo que no ocurre con todos los plegables.

Al cerrarlo, el teléfono queda de un tamaño compacto y obviamente aumenta su grosor, pero aquí es cuando nos encontraremos con la bisagra, que es básicamente la misma que conocimos en la línea Fold y que permite poner el teléfono en cualquier ángulo hasta que el imán ubicado en bisel logra cerrarlo. Si bien el Z Flip no queda completamente cerrado, la bisagra se siente  mucho mejor que las vistas con anterioridad en productos similares, como el Motorola Razr o los de la propia empresa surcoreana en anteriores generaciones. Por cierto, la separación ayuda a proteger la pantalla –o el excelente y difícil de reemplazar protector incorporado– de posibles rayones.

El único problema está en el lado derecho. Allí se encuentran los pequeños e incómodos botones de volumen y el sensor de huellas en el botón de encendido, que de cierta forma ayudan a identificar la correcta orientación del teléfono al sacarlo del bolsillo pero que definitivamente podrían tener una textura diferente para que sea más fácil agarrarlo bien. Me ha costado pillar el sensor de huellas hartas veces y en algunas otras ocasiones, éste falla por el sudor y no se si estoy poniendo mal el dedo o si es por suciedad. En el lado izquierdo está la ranura para la tarjeta SIM, y abajo su puerto USB y los micrófonos.

Respecto al Z Flip original, esta nueva versión incluye certificación IPX8 que lo hace sumergible en el agua –mas no en la arena–, además se han mejorado notablemente sus parlantes, sonando tan bien como un S21, y por supuesto, sus pantallas son la otra gran diferencia en la experiencia.

Pantallas

De manera similar a su predecesor, el Z Flip 3 incorpora una pantalla Dynamic OLED de 6.7 pulgadas, que si bien es una pantalla de gran tamaño, su relación de aspecto de 22:9 hace que no sea difícil de usar con una mano debido a que el aumento en tamaño es hacia arriba y no hacia los lados. Su resolución es FHD+, lo que ayuda a que la batería no empeore tanto, como ocurriría con una de mayor resolución.

Eso sí, esta vez la pantalla alcanza los 120 Hz, característica que debería ser un requisito para cualquier teléfono de gama alta gracias a lo fluido que se siente, y bueno, puede llegar a los 1200 nits de brillo máximo, que es mucho. La pantalla se ve tan bien como las que vemos en la línea S21 y no hay ningún problema al usarla a plena luz del sol.

La famosa grieta de todos los plegables sigue estando presente, y a estas alturas no espero que vaya a desaparecer en el corto plazo, ya que es el único aspecto que no ha mejorado en nada respecto a las primeras generaciones de este tipo de dispositivo. Desde luego que es el punto a mejorar para las siguientes generaciones.

Seguimos sin ver la grieta al mirar el teléfono de frente, se sigue sintiendo al pasar el dedo por encima y por supuesto la podemos ver claramente si miramos el teléfono desde cualquier ángulo que no sea el frontal. El real problema de la grieta ocurre al leer el texto que está sobre ella, y aunque no es para nada grave, éste se distorsiona levemente y podemos notar la hendidura. Al final, son limitaciones de esta tecnología, pero en ningún caso un motivo para no adquirirla ya que te terminas acostumbrando.

Pantalla externa

Para mi, la mejora más notable del Z Flip 3 es su pantalla externa, la cual es mucho más útil debido a que básicamente es más grande. Esta pantalla es de 1.9 pulgadas y cuenta con tecnología Super AMOLED, con una resolución de 260 x 512 píxeles, alcanzando un brillo máximo de 935 nits y el cual lamentablemente siempre debe ser controlado de forma manual ya que no hay un sensor de luminosidad en la parte externa. Tampoco es que lo vayamos a estar regulando mucho, pero me ha pasado que en la noche es muy brillante y al disminuirlo, al día siguiente no la veo del todo bien a plena luz del sol.

Al ser más grande, la pantalla ahora puede mostrar información mucho más útil que la hora o la vista previa de las notificaciones entrantes, como lo hacía la pantalla de 1.1 pulgadas del modelo anterior. En este sentido, Samsung ha aprendido de la excelente pantalla externa del Razr

La interfaz de usuario de esta pantalla externa es similar a la de los Galaxy Watch. Tenemos una carátula de reloj personalizable como inicio, mientras que a la izquierda están todas las notificaciones entrantes del teléfono y a la derecha una serie de widgets, como lo son el clima, el calendario, temporizadores o el control de la música. Estos widgets pueden ser ordenados de la forma que quieras en las configuraciones del teléfono o manteniendo presionada la pantalla externa. Si deslizamos hacia abajo se accede al control del brillo. 

El último detalle de la pantalla externa es que puede ser utilizada para visualizar la cámara al presionar dos veces el botón de encendido, pudiendo cambiar entre el modo fotografía o videos con solo deslizar para al lado, o cambiar entre el lente tradicional y el ultra gran-angular deslizando hacia abajo. Todo eso sin necesidad de desplegar el teléfono, ideal para una foto rápida. Lamentablemente las fotos tomadas en este formato siempre se capturan en formato 1:1 y la opción de capturar en 4:3 como ocurre al abrir el teléfono no existe. Súper raro.

Rendimiento y software

Como ya sabrán, el Galaxy Z Flip 3 es un teléfono de gama alta, por lo que en su interior se encuentra el Snapdragon 888, último procesador presentado por Qualcomm y el mismo que utiliza la línea S21 –al menos en Estados Unidos–, y por lo tanto, su rendimiento es de lo mejor que puedes encontrar en el mercado, ya sea para temas de productividad o jugar en la máxima calidad gráfica. El teléfono incorpora 8GB de memoria RAM, que es lo mínimo que podemos pedir en un gama alta para que Android se mueva con fluidez, y por supuesto que es compatible con las redes 5G

Respecto al software, tampoco tenemos ninguna novedad, por lo que aquí te encontrarás con exactamente la misma experiencia que ofrece Samsung en todos sus dispositivos con OneUI corriendo sobre Android 11, es decir, un teléfono normal. Mismas aplicaciones innecesarias como Bixby –teniendo disponible Google Assistant–, mismas aplicaciones duplicadas para potenciar el ecosistema de Samsung, como la Galaxy Store, Samsung Pay o Samsung Health, entre otras.

Samsung ha hecho un tremendo esfuerzo durante los últimos años para que OneUI ofrezca una interfaz amigable para el usuario y fácil de usar, además las animaciones dentro de todo el sistema son bonitas y solo se puede esperar mejoras para cuando Android 12 esté disponible para los teléfonos Samsung. De hecho, se espera que el Z Flip reciba las tres próximas versiones de Android.

Me hubiese gustado que el Z Flip 3 sea compatible con el nuevo S Pen Fold que se lanzó junto al otro plegable de los surcoreanos, aunque es entendible que no lo sea debido al tamaño del teléfono, el cual no es lo suficientemente ancho como para escribir notas con un lápiz. 

Aunque pensándolo bien, todas las opciones de multitarea y multiventana que están disponibles en One UI, las cuales claramente sirven para sacarle un mayor provecho a los pantallas grandes, están disponibles aquí, aunque desde luego que en Z Flip no me parecen de mucha utilidad. Este factor forma de plegable no necesita de eso

Por ejemplo, al cerrar la pantalla a medias viendo contenido en YouTube, el video pasará a ocupar la parte superior, mientras que en la parte de abajo quedarán los comentarios. Esta función sirve mucho en un plegable como el Fold –que tiene una gran pantalla–, pero en el Flip el video se verá en un tamaño tan reducido que termina siendo más útil poner el teléfono en horizontal y apoyarlo en algún soporte improvisado.

Cámaras

Casi que por un tema de diseño y construcción, Samsung ha simplificado un poco las cosas en este apartado, y tal como ha ocurrido con su diseño, la configuración de cámaras también me ha recordado a los Pixel. Aquí solo hay dos sensores de 12MP, uno principal con estabilizador óptico de imagen y un ultra gran-angular para tomar fotos 0.5x. Los lentes no destacan por ser demasiado grandes como ocurre con la línea S21 o el Z Fold 3, pero sin embargo, ofrecen una experiencia que cumple de manera justa con las expectativas.

Obviamente si lo que quieres es un teléfono con la mejor cámara del mercado, el Z Flip está lejos de ser la mejor opción, no solo por el tamaño de sus lentes y la luz que logran capturar, pero además porque tampoco es demasiado versátil, ya que aquí no tenemos un lente telefoto para tomar mejores zoom.

La cámara no es mala, las fotografías tienen la clásica saturación de colores que ofrece Samsung y en la mayoría de ocasiones está a la par con el Galaxy S21 en cuanto a calidad de fotografía. El modo noche funciona bien –aunque no al nivel de un Pixel–, el teléfono reconoce rápidamente lo que estamos enfocando para mejorar la imagen y la aplicación cuenta con los mismos modos que cualquier otro dispositivo de gama alta de la empresa surcoreana.

Es bacán que para sacar selfies podamos utilizar tanto la cámara frontal punch-hole de la pantalla, como también la cámara principal haciendo uso del visor de la cubierta, mejorando considerablemente la calidad de las fotos, sobre todo de noche, aunque como ya les comentaba, en este modo las fotos siempre se capturan en formato 1:1 (cuadrado), así como para la foto de perfil o la red social.

Y lo otro que quería comentar es que a mi me ha pasado harto que, de repente, veo algo a lo que quiero fotografiar rápidamente y que al sacar el teléfono del bolsillo ya esté listo para capturar una foto. En cualquier teléfono se puede hacer eso haciendo una doble pulsación en el botón de encendido, pero con el formato de los plegables pasa que debes considerar el tiempo que lo abres para sacar una foto de calidad. Obvio que no es nada grave, fácilmente el Z Flip podría actualizarse para permitirnos sacar fotos con la pantalla cerrada en máxima calidad.

Batería

Cuando recibí el teléfono y empecé a usarlo como mi teléfono primario estaba impresionado por lo lejos que ha llegado el formato de los plegables y lo divertido que es tener uno, sobre todo uno que pase desapercibido como un teléfono de gama alta al tenerlo desplegado durante largo rato. Pero cuando ya pasaron varios días y en pocos de esos días podía llegar a la cama con batería suficiente para usarlo hasta dormirme, me empecé a decepcionar un poco y acordarme de mi Pixel 5 (o de cualquier teléfono con excelente batería).

Y bueno, nada que hacer, por ahora se entiende que este problema es porque es difícil meter baterías más grandes sin echar a perder el diseño del teléfono ya que hay que hacer espacio para la bisagra. Si quieres plegable y batería, por ahora el Z Fold 3 es lo tuyo. Y bueno, el problema de batería es algo que le pasa a otros teléfonos “Mini” también.

Para ser concreto, el Z Flip tiene una batería 3.300 mAh que me ha ofrecido por lo general, entre 2:30 y 3:30 horas de pantalla, dependiendo del día, números bajos considerando que lo conecto al auto durante trayectos. Si le das duro al teléfono, es para andar con una batería externa.

Respecto a su carga, el teléfono es compatible con USB-C con una potencia de 15W –no hay cargador en la caja, solo un cable USB-C en ambos extremos–, carga inalámbrica de 10W y 4.5W de carga inalámbrica inversa, números un poco bajos para un teléfono normal en 2021, pero como no hay competencia vamos a suponer que es normal en un plegable.

¿Vale la pena?

El Galaxy Z Flip 3 es un excelente teléfono. Si vas a una tienda con la intención de comprarte un móvil de gama alta, tienes al Z Flip en la mano un rato y miras las especificaciones junto a su precio, probablemente sea una de las opciones más atractivas debido a lo diferente que se siente un plegable de calidad en la mano. Me atrevería a decir que es el primer teléfono de este tipo que es recomendable para la mayoría de usuarios, sobre todo gracias a la nivelación de su precio respecto al resto de la gama alta.

Pero aterricemos, ya que a pesar de todas sus mejoras, no es un teléfono para todos, ya que el tipo de usuario que no estará contento con el Z Flip 3 es el que no quiere andar preocupado por la carga de su teléfono. Aunque para ello, al mismo precio puedes encontrar el Galaxy S21+, teléfono que ofrece lo mismo pero con una autonomía muchísimo mejor, una cámara ligeramente superior, aunque por supuesto sin poder doblarlo y obvio, ahí está la clave.

El plegable de Samsung ofrece un excelente rendimiento, un diseño renovado, sus nuevas pantallas están a la altura de lo que uno espera en un teléfono de estas características, y es uno de los teléfonos mejor fabricados que he tenido en mi mano, por lo que si estás buscando un teléfono grande, pero que se pueda doblar a la mitad de tamaño para entrar en lugares más pequeños, el Galaxy Z Flip 3 no tiene competencia. 

Los plegables llegaron para quedarse, ya no podemos mirarlos como aquel formato futurista que debutó a golpe y porrazo con el Galaxy Fold original, ya que considero que el Z Flip 3 es el punto de inflexión de los teléfonos de este estilo y otro tremendo acierto por parte de Samsung.

Disponibilidad

El precio oficial y disponibilidad de colores del Galaxy Z Flip 3 en nuestro país aún no se anuncia y estaremos actualizando el review cuando eso ocurra. En Estados Unidos, el Z Flip 3 tiene un precio de USD $999 y está disponible en colores Phanton Black, Cream, Green y Lavander.

Ver la nota original: Review Samsung Galaxy Z Flip 3
Pisapapeles


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Abrir chat
Hola, Bienvenido a Nina FM