Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


Especial 2021 | Las dos caras de Colo Colo: a 90 minutos de descender y a 90 minutos de ser campeón

Escrito por el 31 de diciembre de 2021

El 2021 partía cuesta arriba para Colo Colo: el 3 de enero enfrentaba a Club Deportes Antofagasta en el Calvo y Bascuñán con la guadaña del descenso en el cuello. Triunfó 1-0 con gol de Gabriel Costa y Maximiliano Falcón sacó una pelota de la línea. Además, Gustavo Quinteros terminaría expulsado por un grosero gesto a un adversario que le costaría varias fechas de suspensión. Estaban los tres puntos, pero la alteración se palpaba en un Cacique que no se pudo sacar el fantasma del posible primer descenso de su historia hasta que finalizó la larguísima temporada 2020.

De ahí en más, vinieron los a esta alturas míticos goles de Javier Parraguez ante Coquimbo Unido en el último minuto o aquellas fatídicas jugadas como el penal no cobrado ante Cobresal o el que cometió el mismo Peluca en la última jugada ante O’Higgins tras error de Matías Fernández. Ese cúmulo de mala fortuna final se sumó a una campaña paupérrima, horribles decisiones dirigenciales arrastradas de 2020 y más atrás y un partido “histórico” por la permanencia ante Universidad de Concepción en Talca.

Ahí se erigiría la figura de Pablo Solari. Con solitario gol del Pibe, el primero en su carrera profesional, el joven que vino como alternativa desde Talleres de Córdoba dado lo acotado del mercado de pases y recomendado por el asistente de Gustavo Quinteros, Walter Lemma, se transformaba en héroe y comenzaba su año meteórico rumbo al estrellato y al cariño absoluto del pueblo albo. Colo Colo seguía en Primera a duras penas y debía reestructurarse.

Pablo Solari
Pablo Solari comenzaría su meteórico despegue en el profesionalismo con su primer gol como jugador de Primera en la promoción ante la U de Conce, siendo el héroe de Colo Colo. | Foto: Agencia Uno

Colo Colo 2021: poda total, Club Social y Deportivo al mando y la mano de Gustavo Quinteros

Consumada la salvación, vino lo que Colo Colo “pateó” durante más de una temporada: la renovación del plantel. Salieron todos los referentes salvo Matías Zaldivia, se fueron Esteban Paredes, Carlos Carmona, Jorge Valdivia, Juan Manuel Insaurralde, Pablo Mouche, Julio Barroso, Matías Fernández y Miguel Pinto y Gustavo Quinteros apretó por refuerzos que llegaron, aunque más tarde de lo que pretendía.

En lo directivo, el Club Social y Deportivo Colo Colo golpeó la mesa en Blanco y Negro y, tras haber tocado fondo, consiguió unanimidad para llegar a la presidencia y vicepresidencia de la concesionaria en las figuras de Edmundo Valladares y Edison Marchant, logrando consenso de los irreconciliables, hasta ahí, bloques de Aníbal Mosa y Leonidas Vial. De paso, ratificaron a Daniel Morón como gerente deportivo y comenzó la reestructuración.

A los “refrescantes” Pablo Solari y Maximiliano Falcón, llegados en la última parte de 2020, se sumaron Leonardo Gil, Martín Rodríguez (que se iría a mitad de año) y Emiliano Amor como pilares. Y, pese a la demora, Colo Colo se mostró desintoxicado, con la irrupción de jóvenes valores como Bryan Soto, Daniel Gutiérrez, Vicente Pizarro y Joan Cruz como estandartes del semillero albo.



Ahí vino el primer tropezón: tras ganar el Superclásico ante Universidad de Chile en el estadio Monumental, un caso positivo de covid-19 entró al camarín, los jugadores no estaban con mascarillas y pasaron todos a ser contacto estrecho. Con juveniles, el Cacique cayó de manera estrepitosa ante Ñublense en Chillán y le costó entrar en ritmo nuevamente.

Pero lo retomó y se hizo del primer lugar del Campeonato Nacional por largos pasajes, más aprovechando el “tiempo perdido” de Universidad Católica, que lo había batido en la Supercopa, con Gustavo Poyet. El equipo de Gustavo Quinteros dominaba y se encaminaba firmemente al título, más aún cuando tumbó a la propia UC, ya dirigida por Cristián Paulucci, en el Monumental con un agónico gol de Javier Parraguez. Hasta que vino el nuevo mazazo.

Javier Parraguez
Colo Colo batía a la UC con gol agónico de Javier Parraguez y se probaba la corona, pero la historia daría un gran giro. | Foto: Agencia Uno

Cuando Colo Colo se escapaba cinco puntos y parecía cerrar todo, vino un nuevo brote de coronavirus. Alcanzó más de 100 contactos estrechos, perdió con un equipo entre infantil y juvenil con Audax Italiano y la UC se le vino encima de nuevo. Lo que más le dolió al Cacique fue la inactividad, lo que le liquidó la forma física y futbolística haciéndolo mostrar su peor cara cuando los Cruzados fueron implacables: ganó con lo justo a Melipilla, pero empató ante Curicó Unido, perdió con Unión Española (cediendo ahí el primer lugar a la Franja) y remataría con otra pobre actuación para caer con Antofagasta mientras el tetracampeón ya festejaba tras pasarle máquina a Everton en Sausalito.

Pero el saldo, en el suma y resta, fue positivo para Colo Colo. Además de clasificar a la Copa Libertadores 2022 en su fase de grupos, se quedó por segunda temporada consecutiva con la Copa Chile tras batir a Everton en la final en Talca con gol de Pablo Solari. Sí, el mismo joven delantero que los salvó del descenso en ese mismo estadio ahora les daba un título. El Yin y el Yang de un Cacique vertiginoso que revivió de las cenizas con Gustavo Quinteros y la desintoxicación de su plantel como claves.

Colo Colo
Colo Colo se quedó con la Copa Chile 2021. | Foto: Agencia Uno

Colo Colo 2022: refuerzos, Copa Libertadores y, ahora sí, por el Campeonato Nacional

Empezando la primera semana de 2022, Colo Colo comenzará su pretemporada en Argentina, primero en la localidad de Pilar para luego ir a La Plata a jugar un hexagonal que incluye a Universidad de Chile, Boca Juniors, Independiente, San Lorenzo y Talleres de Córdoba.

Ahí, Gustavo Quinteros se encontrará con la renovación de todos los elementos que pidió para mantener la base del 2021: Leonardo Gil, Emiliano Amor, Pablo Solari, César Fuentes y también futbolistas que hicieron sus primeras armas en el profesionalismo como Bryan Soto y Vicente Pizarro, que llegó a acuerdo por tres años tras una maratónica negociación que no pocas veces se dio por perdida.

Además, contará con Cristián Zavala y Esteban Pavez como refuerzos e, idealmente, espera que se sume el 9 anhelado siendo la figura de Juan Martín Lucero el que corre con ventaja, con Ramón Wanchope Ábila como opción.

Llegado el centrodelantero, Colo Colo dará por cerrado el plantel 2022 salvo que sufra alguna baja por una venta, donde el DT ya dijo que solicitará un reemplazo. En la lista de posibles salidas figura Iván Morales, pretendido por algunos equipos de Europa, el capitán Gabriel Suazo y Marcos Bolados, aunque, al cierre de esta nota, aún no llegaban ofertas formales hasta las oficinas de Blanco y Negro.

El primer desafío oficial de Colo Colo será ante Universidad Católica el 23 de enero por una nueva Supercopa. Luego viene el inicio del Campeonato Nacional con fixture a definir y tendrá también la Copa Chile y la Copa Libertadores tras dos años de ausencia.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Abrir chat
Hola, Bienvenido a Nina FM